Abogado Defensor en Tráfico de Drogas de Long Islandh1>
La Administración para el Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA) procesa activamente a las personas acusadas de transferir grandes cantidades de sustancias controladas como la heroína, crack, cocaína, narcóticos farmacéuticos y marihuana. Se requiere que los condenados por estos delitos, como el tráfico de drogas, pasen largas penas obligatorias en prisión como parte de la “guerra contra las drogas” de la DEA. Bajo ciertas circunstancias, la sentencia incluso puede aumentar debido a ciertos factores, como condenas penales anteriores. Si usted enfrenta cargos por narcotráfico, es imperativo que hable de inmediato con un abogado defensor con experiencia en casos tráfico de drogas de Long Island.

Los abogados defensores en tráfico de drogas de Long Island de Mirsky Law Firm tienen más de 80 años de experiencia legal combinada ayudando a los acusados de varios delitos relacionados con las drogas, incluida la fabricación de drogas, la posesión de drogas y el tráfico de drogas. Somos admitidos en los tribunales locales y federales, y lucharemos incansablemente en su nombre para alcanzar un resultado que le sea favorable. Estamos preparados para acompañarlo en cada paso del camino, desde que es procesado hasta el juicio.

Cargos por Tráfico de Drogas

Existe una jerarquía clara y definida de los delitos relacionados con las drogas en Nueva York, así como en varias jurisdicciones legales en los EE.UU. Ciertas drogas son consideradas más peligrosas que otras, y ciertos actores en incidentes relacionados con las drogas son tratados con más severidad que otros. Por ejemplo, los usuarios de drogas y los narcomenudistas son tratados, en general, con menor dureza que los grandes fabricantesy traficantes, que tienden a recibir sanciones más severas.

En términos legales, un traficante de drogas es alguien que transporta sustancias controladas de un lugar a otro. Básicamente, los traficantes son personas que manejan la distribución de drogas. La sustancia no importa, podría ser marihuana, pastillas recetadas, cocaína o metanfetamina – todo esto puede llevar a un arresto por tráfico de drogas.

Algunas personas creen erróneamente que los cargos por marihuana no son graves en Nueva York, sin embargo, ese no es el caso. El vender cualquier cantidad de marihuana para obtener ganancias puede resultar en encarcelamiento. La venta de hasta 25 gramos puede resultar en un año de encarcelamiento, mientras que la venta de más de 10 libras puede resultar en hasta 15 años tras las rejas. El permitir que un niño ayude en la venta de marihuana agrega cuatro años a una condena, mientras que la venta de marihuana a un menor, sin importar la cantidad, agregará hasta 7 años. El traficar cualquier cantidad de la droga se castiga con al menos 15 años tras las rejas, mientras que el cultivo de cualquier cantidad se castiga con hasta 1 año en una cárcel de Nueva York. Una condena por un delito menor o grave también permanecerá en su historial, lo que puede afectarlo a usted y a su familia durante años después de que el caso haya terminado.

Defensas por Casos de Tráfico de Drogas

Si bien la intención detrás de las leyes de tráfico de drogas es comprensible, las leyes actuales permiten que los ciudadanos no violentos y respetuosos de la ley sean etiquetados como traficantes de drogas y enfrenten varios años tras las rejas. El propósito de nuestro sistema judicial no es sólo castigar a los delincuentes, sino también distinguir entre un comportamiento criminal y uno no criminal, y tratarlo según corresponda. Al contrario de lo que a la policía y la fiscalía les gustaría que la sociedad creyera, no todos los que son arrestados por “tráfico” son criminales.
No es el trabajo de la fiscalía, ni el trabajo de la policía, el asignar la culpa. La culpa sólo puede ser decidida por un juzgador de hechos en un tribunal de justicia. El juzgador de hechos es quien escucha los hechos de un caso – a menudo es un jurado, pero cuando se renuncia a un juicio con jurado, puede ser el juez. Sólo después de que el acusado tuvo la oportunidad de explicar su versión de la historia al juzgador de hechos, y sólo después de haber tenido la oportunidad de interrogar a quienes han hecho acusaciones, el jurado o el juez pueden emitir un veredicto de culpabilidad. Hasta que eso suceda, el acusado tiene el derecho a ser considerado inocente bajo la ley.
Existen varias razones por las cuales una persona detenida por “tráfico” podría no ser totalmente culpable de la conducta delictiva. ¿Qué pasa si la persona arrestada no estaba enterada de la presencia de los narcóticos? ¿Qué pasa si la persona fue engañada para entregar sustancias controladas bajo el pretexto de entregar artículos legales o devolverle un auto a un amigo? ¿Qué pasa si la persona arrestada temía por su vida y aceptó la tarea ilícita por temor a sufrir un daño grave? ¿Esa persona merece ser tratada como un criminal?
En la mayoría de los estados, si un amigo le pide que compre algo de marihuana, y usted lo hace, cuando le entrega la sustancia a su amigo y este le reembolsa el pago, usted es culpable de vender marihuana – aunque en realidad usted no es un “comerciante” y no está obteniendo una ganancia. Sin embargo, si se le acusa de vender drogas bajo estas circunstancias en Nueva York, es posible que lo declaren culpable.
Sin embargo, en Nueva York, las personas acusadas de vender drogas pueden argumentar que en realidad no estaban “vendiendo” las drogas si estaban fungiendo como el “agente” del comprador en lugar del vendedor. Si usa la defensa de ser el agente, básicamente está admitiendo que es culpable de poseer las drogas ilegales e incluso puede ser culpable de facilitación criminal. El decir que era el agente no es una defensa en la mayoría de los casos y no está reconocido por la ley federal. Pero en Nueva York puede evitar una condena por venta de drogas – aunque probablemente lo condenarán por posesión – si tiene éxito en su defensa de declararse como un agente.
Si lo acusan de la venta de cualquier sustancia controlada en o cerca de la ciudad de Nueva York o Long Island, obtenga ayuda legal de inmediato poniéndose en contacto con un abogado experto en defensa penal de Long Island. Las condenas por delitos de drogas pueden ser duras en este estado; usted necesitará de toda la ayuda que pueda conseguir para luchar contra este cargo. Busque la representación del equipo de abogados en defensa penal de Mirsky Law Firm antes de que tome cualquier decisión legal. Nuestro equipo puede ayudarlo a comprender sus cargos y brindarle los servicios que necesita.

Lucharemos Contra los Cargos en Su Contral

Incluso si la evidencia presentada en su contra es abrumadora, podemos ayudarlo. Los abogados defensores en tráfico de drogas de Long Island de Mirsky Law Firm comprenden el proceso para presentar un caso ante la corte, y lucharán para identificar los errores cometidos por la policía y la DEA durante la investigación y la recopilación de la evidencia. Lucharemos por el rechazo de la evidencia y trabajaremos para eliminar los agravantes que pueden aplicarse debido a ofensas previas u otras circunstancias atenuantes. También podemos ayudar a negociar la reducción de la sentencia y luchar contra la inelegibilidad de la libertad condicional.

Hay demasiado en juego para que los clientes enfrenten solos los cargos por tráfico de drogas. Si un abogado inexperto maneja mal su caso, pueden ocurrir errores perjudiciales y puede pasar los próximos años en una prisión federal. Deje que el abogado defensor en tráfico de drogas de Long Island, David M. Mirsky, ponga sus 20 años de experiencia en defensa criminal a trabajar por usted para conseguir su libertad. Llame hoy o llene el formulario en este sitio para programar una consulta con un abogado en defensa penal del Condado de Nassau y del Condado de Suffolk.